¿Cine? croata


threebig4

TÍTULO Three stories about sleeplessness (Tres historias sobre el insomnio)
AÑO 2008
DURACIÓN 87′
GÉNERO Drama
PAÍS Croacia
DIRECTOR Tomislav Radic
GUIÓN Tomislav Radic
MÚSICA Drago Mlinarec
FOTOGRAFÍA Vedran Samanovic
REPARTO María Almudéver, Jasna Ancic, Drazen Bratulic,Zuza Egreny, Dario Markovic, Ecija Ojdanic, Rosana Pastor
PRODUCTORA Hrvatska Radiotelevizija (HRT) / Korugva film

Cuando uno acude a un festival de cine ya sabe lo que puede encontrarse, sobre todo si es cine europeo. Pero, a pesar de tener en la cabeza el típico chiste sobre la película serbo bosnia tostón, siempre guardas la esperanza de encontrarte con una cinta decente. Estas grabaciones no están confeccionados para dirigirse al gran público, se les supone una mayor sensibilidad y por ello, a menudo, aburridas. El prejuicio no tiene porque ser verdad, pero a la media hora se empieza a vislumbrar que Three stories about sleeplessness no da más de sí: mirada al interior del ser -tan profunda que el propio director cae al vacío- unida a una naturalidad extrema -para eso somos europeos- y aderezada con unas gotas de desnudez gratuita; los ingredientes de cualquier película española (resulta curioso que parte del reparto sea de nuestro país). Algunos la calificaron como la peor proyección del festival, yo, como no he visto otras, aparte del cine de ‘terror’ (siempre entre comillas), solo me limitaré a decir que es bastante mala. El argumento gira entorno a tres historias de personas que, por una razón o por otra, no pueden conciliar el sueño: una anciana que vive sola, un matrimonio hispano-croata y una madre con su bebé. A través del discurrir de la noche, el guión profundiza en los conflictos de los personajes, mostrando sentimientos como la soledad y la incomunicación.

El filme se hace largo. La primera media hora tiene cierto atractivo, mientras se presentan los problemas de cada cual. A partir de ahí los diálogos se suceden monótonamente, hablando siempre de lo mismo: “…tú no me entiendes, yo no te entiendo, has cambiado…”,  “…que sola estoy…“. Tanta introspección provoca el efecto contrario, que el espectador se aleje del relato para fijarse en las curiosidades. Una de ellas es el tratamiento tan natural de algunos temas que, si bien es verdad que son del todo corrientes, el hecho de que se muestren sin venir a cuenta hace pensar si su utilización responde a la autocomplacencia del director. Como muestra la penúltima escena, cuya tensión narrativa no se puede describir con palabras.

PD: A pesar de todo no me arrepiento de haber visto la película. Después de esa hora y media he aprendido a apreciar el valor del ritmo cinematográfico. Y es que las cosas solo las estimamos cuando nos faltan.

4 comentarios so far »

  1. 1

    ale87xerez said,

    No te desanimes, es una opinión personal. Yo conozco a gene que salió de la proyección diciendo que no había estado mal.

  2. 2

    Sara said,

    Pues yo ahora tengo curiosidad por verla…

  3. 3

    ale87xerez said,

    siento haberte destrozado la ilusión tio😦

  4. 4

    tonylovsky said,

    Me destrozas el corazón… quería ir a verla


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: