¡Viva la vida!


“I hear Jerusalem bells are ringing, Roman Cavalry choirs are singing”

No era yo muy de escuchar grupos británicos, ni de música en inglés en general, pero este verano me encontré, en una de esas tardes de desazón en el sofá, con el concierto de presentación de Viva la vida or death and all his friends, nuevo disco de Coldplay. Y me pasó algo que me viene pasando hace unos años acá, que empiezan a gustarme cosas que antes no me llamaban nada la atención. No sé si fue la canción, la música, la magia del directo… pero me aficioné a la banda de Chris Martin.

Chris Martin me parece un tipo bastante interesante, con un carisma arrollador, excéntrico en su justa medida -debe de ser eso de la excentricidad algo común a los vocalistas: Steven Tyler, de Aerosmith; Mick Jagger, de los Rolling… y así un largo etcétera- aunque sin llegar a los niveles de los hermanos Gallagher (Oasis). Sólo él puede pasarse una canción dando saltitos, gesticulando y moviéndose de un lado a otro y no parecer un pirado. El concierto en cuestión me resultó una de las mejores actuaciones que había visto en bastante tiempo, con un intérprete entregado, capaz de transportar el tema de canción buena a temazo.

Viva la Vida consigue atraparte desde la primera nota, con el violonchelo marcando un ritmo constante (hasta la última estrofa), como si de una marcha se tratara, pero no un paseo, sino una caminata rápida.

Cuando uno lee la letra ve la historia de un opulento al que la vida le ha bajado los humos, alguien que antes miraba por encima del hombro al mundo y ahora sólo es un juguete roto. Esa seguramente sea buena interpretación, pero puestos a imaginar, por qué no un poco de atrevimiento. La canción me suena a revolución, quizá la portada del disco con La Libertad guiando al pueblo de Eugène Delacroix me inspire esa idea.“Now the old king is dead! Long live the king!”. La cadencia de los instrumentos, cada vez más potente, y el ohhh después de los estribillos, me lleva a la vorágine de una masa enfervorecida en busca de libertad, o Dios sabe qué. Perdón a los ateos por mencionar a Dios.

PD: Por cierto. El título no se debe al amor del grupo por la lengua de Cervantes, sino a un cuadro de Frida Kahlo, por la que que Chris Martin siente una gran admiración.

2 comentarios so far »

  1. 1

    ale87xerez said,

    Yo soy… me alegro de que te haya gustado… espero que te resultemos dulces xDD

  2. 2

    Rosana said,

    Quien ha escrito esta entrada??me encanta Coldplay!!es uno de mis grupos favoritos desde sus primeros discos…y esta canción es preciosa…Bueno chicos, que me encanta el blog! y el que ha escrito la entrada que se identifique!!por si quiere compartir impresiones sobre Coldplay xDDD Besitos!!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: