Contextos


No hace mucho leí una noticia que hacía referencia a un experimento realizado por el diario norteamericano The Washington Post que me hizo reflexionar acerca de qué es en sí la cultura, si es algo completamente artificial o por contra es algo innato al ser humano.

Una mañana como otra cualquiera, un hombre entra en el metro de Washington, se sitúa cerca de la puerta y comienza a interpretar su repertorio. Hasta aquí no hay nada fuera de lo normal, el metro es un hervidero de artistas callejeros que buscan ganarse la vida. Lo excepcional del caso es que esa mañana, el músico que entró en el metro no era otro que Joshua Bell, uno de los más prestigiosos violinistas del mundo, interpretando un repertorio con las más conocidas piezas para violín de la Historia con su instrumento, un Stradivarius valorado en más de 3 millones de dólares. Resulta paradójico que en el tiempo que duró su interpretación, a penas 45 minutos, en la funda del violín había algo menos de 40 dólares, cuando un par de días antes había dado un recital en la Sinfónica de Boston para el que las entradas llegaban a costar más de 1.000 dólares.

¿Qué diferencia hay entre ambas interpretaciones? La misma música, el mismo artista, el mismo instrumento… pero distinto contexto. Podría pensarse entonces que el arte como tal no importa tanto como el contexto en que se produce. Que crudo suena. Sin embargo no deja de ser arte. Somos nosotros quienes ponemos la barrera, quienes, desde nuestra subjetividad, decidimos lo que es cultura y lo que no lo es.

Yo, por mi parte, la próxima vez que vea a un músico tocando en la calle Sierpes me tomaré la molestia de detenerme un par de minutos a escucharlo. Nunca se sabe a qué clase de genio, anónimo o no, podemos estar observando.

ENLACE AL VIDEO DE THE WASHINGTON POST

2 comentarios so far »

  1. 1

    ale87xerez said,

    El concepto de alta cultura humanista cada vez está más alejado de las clases populares. El hecho de que las entradas llegaran a costar más de 1000 dolares demuestra el interés porque determinados productos se mantengan sólo para unos pocos. La gente se acerca al arte en tanto en cuanto tenga la capacidad para consumirla, y esa no es una buena forma para extender su conocimiento.
    Por cierto, para estar 45 minutos, recoger 40 dolares no es moco de pavo.

  2. 2

    cerote said,

    Bellisimo video. la lectura que saco del video es que las cosas mas bonitas las tenemos a la vuelta de la esquina. Todos las vemos, pero muy pocos las saben apreciar o tienen la molestia de perder unos segundos de su vida para contemplarla. A menudo nos perdemos las mejores cosas por nuestra propia tozudez, y esto pasa con todo. Una tarde con los amigos de cervezas a la que no vamos porque hace frio, una chica que nos gusta muchisimo pero no nos atrevemos ni a decirselo, o un jueves que no salimos porque quedan muchos por delante…

    Sabemos que si damos el paso nos lo pasaremos muy bien, pero nunca nos arriesgamos “porque se esta muy bien tal como se esta” o, como en el vídeo, porque tengo prisa. Lo peor de todo es que la gente suele ver la importancia de estas cosas cuando llegan a viejos.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: