El beso, analizado científicamente


Un beso implica bastante más que un simple contacto entre dos labios. Algo que siempre han sabido los enamorados, ahora se ha demostrado científicamente. Según muestra un estudio llevado a cabo por la Universidad de Albany, llamado “La Psicología del Beso”, que fue portada del ‘Scientific American Mind‘ allá por Marzo. Dicho estudio muestra que el beso es, ante todo, un intercambio de información que puede revelar en pocos segundos si somos genéticamente compatibles con nuestra pareja, o si por el contrario hay que proseguir con la búsqueda de nuestra pareja ideal.


Los encargados de tan carnosa investigación han sido los psicólogos Gordon Gallup, Susan Hughes y Marissa Harrison, y ha servido para replantear todo lo que hasta ahora sabíamos sobre el contacto boca a boca. Dicho estudio revela que cuando dos personas se besan, se está produciendo un complejo intercambio de señales químicas. Ese contacto puede activar mecanismos inconscientes que actúan para evaluar nuestra compatibilidad genética o nuestra viabilidad reproductiva con la persona que estamos besando. “Hay muchas fuerzas que pueden conectar románticamente a dos personas, pero un beso, y sobre todo el primer beso, puede romper fácilmente el vínculo», admite Gordon Gallup.

Así se explica, en su opinión, el rechazo repentino que mucha gente experimenta tras la primera descarga a la altura de los labios. Las neuronas sensoriales entran en acción y los mensajes bombardean el cerebro en unos instantes que serán decisivos. La experiencia es similar en los hombres y en las mujeres, aunque ambos valoren de distinta manera el hecho de besarse.

La diferencia de géneros también se aprecia en la forma de besar. «Ellos son más dados a besar con la boca abierta y a iniciar el contacto con la lengua», advierte Gallup, que apunta una posible razón biológica: la presencia de testosterona en la saliva de los hombres, «que suministrada por un período suficientemente largo puede afectar a la libido femenina».

Otro reciente estudio, elaborado por la psicóloga Wendy L. Hill de la Universidad Lafayette, ha revelado que los besos liberan mucha mayor cantidad de oxitocina, una hormona que potencia el vínculo emocional en los hombres que en las mujeres. Moraleja: ellas necesitan más que un beso para sentirse «conectadas».

Orígenes del beso como muestra de amor

«Antes de que existieran los pasapurés y la comida para bebés, las madres masticaban y transferían pequeñas cantidades de alimento a sus hijos», recuerda el psicólogo Gordon Gallup. «Lo que hoy llamamos beso, y que es un acto definitorio de la conducta humana y de otras especies altamente evolucionadas, puede haber tenido su origen en esa forma primitiva de alimentación». De alguna manera, ese beso protoparental acabó evolucionando hasta convertirse en parte del ritual de galanteo entre machos y hembras. Y también como muestra de afecto –o pasión– entre los miembros de un clan o una familia.

7 comentarios so far »

  1. 1

    Daniela said,

    podrías poner la bibliografía de tu artículo? gracias.

  2. 2

    Fermina said,

    Estoy saliendo con un hombre con el cual disfrutamos muchísimo nuestros besos, cosas que no pasaba con nuestras anteriores parejas de las cuales en algún momento estuvimos enamorados…..cual es la diferencia?

  3. 3

    maria jose said,

    genial el blog… es cierto… al menos a mi me pasó así, la 1º cita con mi novio, la 1º vez que nos besamos se sintió esa conexión, y aún seguimos conectados…
    “Hay muchas fuerzas que pueden conectar románticamente a dos personas, pero un beso, y sobre todo el primer beso, puede romper fácilmente el vínculo»… depende de la energía que fluya en el momento romántico donde y cómo se da el beso…

  4. 4

    claudia said,

    wau que educativo ja y yo que nunca he besado a nadie

  5. 5

    nereydda said,

    OLas-_
    estya bn chilaaa**
    sLudOs_puees
    okeeiss__—-
    bae*cdtheee

  6. 6

    cerote said,

    Pues si, es curioso ver cómo ahora es al reves. Parece que para besar hay que beber siempre, cuando no debería ser así. Lo de Grecia que mencionas tambien es muy curioso. 1 saludo!

  7. 7

    natalia said,

    Interesante estudio! Una vez leí que los orígenes culturales del beso venían de la antigua Grecia donde los hombres besaban a las mujeres para comprobar que no habían bebido alcohol. Resulta gracioso que ahora sea alrevés, la gente bebe para besar sin tener vergüenza…


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: