Una pandereta suena


marimoLa Navidad acaba de comenzar -yo empiezo las fiestas con la lotería-, Nochebuena se acerca y el recuerdo del plato de jamón y las gambas ya empieza revolucionar tu estómago. Pero no sólo vas a comer en estas fiestas, tu madre tendrá un brote de inspiración -quizá por el champán, o el anís- y sacará la pandereta, con la zambomba los más atrevidos, para marcarse unos gorgoritos.

Los villancicos son algo curioso, tan pronto una burra va caminito de Belén, como unos ratones se comen los calzoncillos del pobre San José, al que por cierto, el niño se niega a darle un beso más de una vez. Putada gorda la del pobre carpintero cuando a más de uno le da por preguntarle a su churrumbel de quién era. Lo peor es que el niño recién nacido responde que del espíritu santo, el muy cabroncete.  Quizá estuviera un poco confundido por ver a tanto pastor junto por allí, porque el olor de las ovejitas tenía que ser curioso, sin hablar ya de los mismos pastores, famosos no precisamente por su higiene. Raro de cojones también que todos se enteraran a lavez del nacimiento.

Pero más extraño es que tres supuestos reyes se dieran el viaje de sus vidas siguiendo una estrella, y además pasaran por Holanda. Sería por aquello de llevar camellos.

Villancicos hay muchos, flamencos, populares, de todos los estilos. Las letras no son muy fieles a la realidad, ni falta que hace, año tras año seguiremos cantándolos con la misma alegría, porque estas fechas tienen algo especial, que hace que año tras año nos dé igual hacer un poco el tonto, y en cuanto se reúne la familia no podemos evitar aquello del campana sobre campana.

Yo dejo aquí uno de los villancicos que me gustan y que estos días no he podido dejar de tararear. Para que, el que quiera, pueda animarse con su madre.

Una pandereta suena,
una pandereta suena,
yo no sé por dónde irá.
Salmirandillo arandandillo,
salmirandillo arandandán,
cabo de guardia alerta está.


No me despiertes al Niño,
no me despiertes al Niño,
que ahora mismo se durmió.
Salmirandillo arandandillo,
salmirandillo arandandán,
cabo de guardia alerta está.

Que lo durmió una zagala,
Que lo durmió una zagala
como los rayos del Sol.
Salmirandillo arandandillo,
salmirandillo arandandán,
cabo de guardia alerta está.


Tuvo su pecho tan dulce,
tuvo su pecho tan dulce
que pudo dormir a Dios.
Salmirandillo arandandillo,
salmirandillo arandandán,
cabo de guardia alerta está.

1 Response so far »

  1. 1

    Sara said,

    que grande…aunque con la edad las navidades ya no son lo que eran…así que, feliz solsticio de invierno a todos, como diría nuestro amigo torrijos


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: