Dias newyorkinos. Diario de una manzana en Manhattan. Dia 6


Buenos dias.

M y yo nos hemos hecho amigos de los pajaritos de NY, entre cuervos, gorriones y gaviotas vamos buscando nuevos paisajes de esta ciudad tan incomprensible, irritante y tambien, apasionante. Estos animalitos que revolotean por los cielos newyorkinos son los mejores guias, sirviendonos de brujula en cada insante.  Si te pierdes, mira al cielo. No solo encontraras vistas inigualables, tambien acertaras a ver los rascacielos mas vistosos,y,alegremente aleteando, cuervos y mirlos buscando algun arbol entre tanto humo, coche y cemento.Eso significa que estas en el centro de Manhattan.

En cambio, si son gorrioncitos los que acompa;an tu paseo por la Gran Manzana, las zonas verdes como el Central Park son las mas cercanas a tus pasos.

Y las gaviotas?

Ayer visitamos una de las zonas mas literarias de NY, el South Street Port. He de confesar que las zonas portuorias siempre han despertado en mi una innata inquietud cuando me acerco a ellas, una tranquilidad al encontrarlas y una fuerte nostalgia en el momento de la despedida. Si bien mi abuelo era marinero y mas un polizon que capitan en las proas de los barcos andaluces, supongo que es mi caracter con tendencia a lo bucanero lo que me arrastra involuntariamente a las costas, a los bares cochambrosos y nocturnos, a los burdeles y a los mercados cercanos a la mar. Asi que cuando mis ojos divisaron la figura de aquella gaviota ondeando el viento, tuve que agarrar a M y soltarle un “sigamosla” no del todo convincente, y mas ficticio y jocoso que persuasivo. Tuve que sacar la guia y decirle que hoy tocaba la zona del puerto, segun National Geographics.

Gigante. Eso era de sospechar en esta colosal ciudad, pero no las vistas. Estan estancados tres o cuatro barcos antiguos, veleros y goletas de tiempos pasados, un centro comercial de grandes dimensiones sobre las maderas del muelle que mantiene la estetica del puerto del S. XIX y sobre todo este paisaje de sogas, mastiles y timones, donde se alza el precioso puente de Brooklyn. Es inolvidable, fantastico, magico, inalcanzable…

La niebla empa;aba las vistas del coloso pero no hacia mas que romantizar el momento, crear una atmosfera literaria, romanticista, entre lo Woody Allen en Manhattan y lo Sergio Leone en Once Upon a time in America. Pero todo era real, y ahi estaba yo, con la nariz helada, fumando un cigarro a la salud de todos aquellos piratas y marineros, capitanes y prostitutas que extra;aban los mares, que dejaron anclados sus barcos viajeros para sentirse arropados en el mejor de los burdeles.

Despues de quedarnos en silencio largos minutos, andamos con direccion al metro para adentranos en otras zonas mas concurridas. Sin embargo, yo estuve todo el dia pensando en las pinceladas de Turner, en las peliculas de Errol Flyn y el Capitan Blood, en  las mujeres piratas como Anne Providence o en las innumerables historietas de Philip Gosse. Hay qien tiene corazon de filibustero, y no lo sabe, y sigue sus andanzas por las burguesas calles de Manhattan anhelando sin saber bien por que, gaviotas ondeando los vientos que arrastra el rio Hudson.

Hasta la proxima, bucaneros.

1 Response so far »

  1. 1

    ale87xerez said,

    Día a día me sorprendes carmencita


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: