¿Quién vigila a los Watchmen?


Hace dos décadas, Alan Moore y Dave Gibbons publicaron una novela gráfica de culto que envió a los superhéroes a un retiro forzoso y cambió para siempre las reglas del género. Nadie osó adaptarla al cine. Hasta hoy. Así llega Watchmen, la película de superhéroes más anticipada de la década, que tratará de convencer a los fieles y convertir a profanos (entre los que me incluyo). Esperemos que tras el fiasco que supuso The Spirit, el cómic recupere su esplendor.

watchmen_smiley1

“¿Quién vigila al vigilante?”. Alan Moore planteó esta pregunta hace ya 23 años en Watchmen, considerada la madre de todas las novelas gráficas. Durante dos décadas, Hollywood no supo qué responder. Por poner un ejemplo, el fantástico Terry Gilliam lo intentó sin resultado. Al final la respuesta parece haberla encontrado Zack Snyder, que apenas cuenta en su haber con un montón de spots publicitarios y un remake de zombies, El amanecer de los muertos, y que por entonces, andaba inmerso en la adaptación de 300. Los filmes de superhéroes han saltado del público especializado a la cultura de masas. Ser friki está de moda y Hollywood se frota las manos con cada adaptción.

Pero los ataques son mortales y de todos lados. Sobre todo cuando se trata de la novela “reina” del género, en la que el personaje análogo a Superman se ha olvidado de su humanidad, Batman es un fetichista impotente y Capitán América disfruta realmente matando. Protagonistas que son degenerados, borrachos de poder, que no temen mostrarlo. Ni Joel Silver, ni Arnold Schwarzenegger, ni el fanastimo de Jude Law o Daniel Graig consiguieron que la obra se hiciese realidad. De ahí que el proyecto se haya ido paseando de estudio en estudio hasta que Hollywood ha reconocido su valor. Gracias a la presión de Snyder y su recién adquirida posición de poder gracias a los éxitos de Iron Man o El caballero oscuro, que rompieron las miras de la industria.

Hasta el autor del original, Alan Moore retiró su nombre de una peli “imposible de filmar”, cediendo todas sus competencias a su amigo Gibbons. Además, la batalla legal entre Warner, productora de la cinta y Fox, la primera en tener los derechos del original, puso en peligro que el film viera la luz.

Pero al fin la pesadilla ha pasado. Ahora es el público quien tiene la última palabra. En definitiva, Hollywood sigue yendo muy por detrás de los cómics. Poderoso caballero es Don Dinero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: