El bueno, el feo y el malo


No se engañen. Hoy no toca hablar de una de las obras cumbre del spaghetti western, maravillosamente dirigida por Sergio Leone. Hoy toca hablar de un hombre, de esos que no dejan indiferente a nadie, y que auna las tres características con las que Leone tituló una de sus mejores películas. Hoy hablamos de un gran actor, de gran nombre en los ochenta, desaparecido en los noventa y resucitado con el nuevo siglo. Hoy hablamos de Mickey Rourke.

Rourke caracterizado como Marv para la película Sin City

Rourke caracterizado como Marv para la película Sin City

El bueno, porque no cabe duda de su gran valía como actor. Mucho menos después de ver su magistral interpretación en la película The Wrestler (El Luchador), película que le ha valido numerosos galardones, como el Globo de Oro o el premio BAFTA al mejor actor, así como la nominación a la misma cateogría de los Oscar. Sin embargo, la trayectoria de Rourke empieza mucho más atrás.

Más concretamente, vivió su época dorada en la década de los ochenta. Comenzó su carrera como actor en la comedia de Steven Spielberg, 1941, en el año 1979. Durante esta década trabajó con directores de Francis Ford Coppola (La ley de la calle) o Michael Cimino (Manhattan Sur). Pero sin duda, el éxito le llegó de la mano de su papel en la película Nueve semanas y media, con la que se consagró como uno de los mejores actores del momento, además de como un sex symbol a nivel mundial. Posteriormente protagonizó una de las escenas más polémicas de la historia del séptimo arte, en la película El corazón del ángel de Allan Parker. Se trata de una escena de sexo explícito, sin ningún tipo de tabú. Otro gran éxito en su carrera fue su interpretación del escritor Charles Bukowski, en la película El borracho.

A partir de este momento, su carrera se estanca. Pese a participar en grandes producciones, con directores de renombre, sólo obtiene papeles secundarios. De este periodo podemos destacar Legítima defensa de Francis Ford Coppola, Animal factory de Steve Buscemi, El juramento de Sean Penn o El Mexicano de Robert Rodríguez. Precisamente, de la mano de Robert Rodríguez y Frank Miller, llegó su resurrección, en la adaptación al cine de Sin City.

El feo, porque su tozudez le llevó a desfigurarse el rostro. Si su carrera sufrió un gran parón en los Marielitonoventa, fue por su decisión de dedicarse a una de sus pasiones desde que no era más que un niño: el boxeo. Aunque no era su única pasión, el baseball también formó parte fundamental de su niñez. Tanto es así, que cambió su nombre (Phillip Andre) por el de Mickey, en honor al mítico jugador de los New York Yankees Mickey Mantle.

En 1991 decidió dedicarse por completo al boxeo. Con el nombre de Marielito recorrió los cuadriláteros de medio mundo con más pena que gloria. Llegó a boxear en España, donde conoció a Poli Díaz (aunque no llegaron a pelear). El Potro de Vallecas definió a Rourke como “una persona maravillosa, muy majete, un fenómeno y, además, superlimpio”.

Sin embargo, la experiencia no fue buena. Su paso por el mundo del cuadrilátero, que a penas duró cuatro años, le dejó numerosas secuelas físicas, especialmente en la cara. Por ello ha tenido que pasar varias veces por el quirófano, pese a lo cual, no ha conseguido que su cara vuelva a ser ni sombra de lo que fue antaño.

El malo, porque según cuentan, es una persona de carácter difícil. Se ha visto involucrado en multitud de escándalos, e incluso ha estado acusado de maltratar a su segunda esposa, la actriz Carré Otis, en 1994. Sin embargo, tales acusaciones nunca pudieron probarse, ya que su entonces esposa, se negó a testificar contra él. El matrimonio se rompería en 1998.

No cabe duda de que estamos ante todo un personaje peculiar, de esos que Hollywood tiene a bien darnos de vez en cuando. Y este personaje ha vuelto, con más fuerzas que nunca… y según dice, viene para quedarse.

1 Response so far »

  1. 1

    luperca said,

    Muy pero que muy buena la entrada


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: