Casualidades


Paulo Roberto Marques Roris conocido futbolísticamente como Paulo Roberto, nació en Río de Janeiro, Brasil, el 12 de agosto de 1967. Su infancia transcurrió por las calles y playas de la populosa ciudad carioca donde vio la luz por primera vez. Todos lo recuerdan siempre pegado a una pelota y con una sonrisa dibujada en su cara.

Paulo tenía por costumbre jugar a todas horas al fútbol, especialmente con su hermano Luis Carlos. No les importaba hacerlo en casa, aunque en más de una ocasión les costará llevarse la bronca de su madre, y a su madre le costara el dinero de un jarrón nuevo, o reponer aquella lámpara que les trajeron de Uruguay.

Su familia era de condición humilde y pronto tuvo que ponerse a trabajar para poder pagarse sus cada vez más costosos caprichitos. Le gustaba salir y divertirse y eso le costaba un poco más de lo que le daban de asignación semanal. Así que con tan sólo dieciséis añitos, el díscolo Paulo Roberto, andaba por los mercados de Río vendiendo ropa.

En su mente rondaba permanentemente la idea de ser futbolista. Su vida giraba entorno al balompié. No dejaba de acudir a ver, siempre que podía, al equipo de sus amores, el Vasco de Gama, donde jugaba su gran ídolo de la infancia: Roberto “Dinamita”, un delantero corpulento y fortachón, sin mucha técnica, pero que le encantaba por que metía muchos goles.

Su destino parecía estar ligado al fútbol, una serie de casualidades lo empujaron a él, aunque no supiera ni cómo. La primera de estas casualidades llegó cuando tenía a penas doce años. Acudió a ver jugar a su hermano Luis Carlos. El partido se iba a suspender porque no tenían suficientes jugadores y el entrenador echó un vistazo a su alrededor en busca de chicos dispuestos a completar el equipo. Detrás del banquillo estaba Paulo con su cara de pícaro dándole pataditas a un balón. El mister le preguntó si quería jugar y el le dijo que por supuesto.

De esa forma comenzó a jugar, siempre eso sí, con el 10 de su admirado Roberto “Dinamita” a la espalda. Su pasión por este deporte le hacía alternar el fútbol sala con el fútbol once.

La segunda de las casualidades llegó en 1988, ésta cambiaría su vida de forma radical. Su amigo Robson, con quien además compartía equipo, le comentó que un club de fútbol sala español, el Marsanz, se había interesado en él, pero que no podía aceptar la oferta por motivos familiares. Le dijo a Paulo que atendiera la llamada. Paulo contestó al teléfono y su vida y la del fútbol sala español cambiaron para siempre. El presidente del Marsanz le preguntó si jugaba y qué características tenía, él le dijo que actuaba de pivote y que veía puerta con facilidad. A continuación le ofreció un contrato, Paulo lo aceptó y tomó rumbo a España, de donde años atrás salió su abuela huyendo del hambre y de una guerra fraticida.

Paulo no tardó mucho en dar muestras del talento goleador del que le habló al mandatario del  Redislogar. En su primer año en España ya fue máximo goleador de la Liga. Luego abandonó este equipo para fichar por el Redislogar Catransa, donde siguió dando muestras de su enorme capacidad para hacer goles. Repitió premio al mejor artillero en las temporadas 92/93 y 96/97.

Su pase a Elpozo de Murcia supuso un paso adelante en su carrera. En este equipo continuó su brillante trayectoria a nivel individual (máximo goleador en la 2000/01 y en la 2002/03). Pero donde se produjo el salto cualitativo fue en el apartado colectivo. Por fin se podía acercar a ganar títulos. En Elpozo ganó la Copa de España de 1995 y la de 2003, la Supercopa de España de 1995, la Recopa de Europa de 2003 y la medalla de bronce en el Europeo de Clubes de 1999 celebrado en Moscú.

Paulo Roberto se nacionalizó español y esto transformó el fútbol sala español. Su influencia en los éxitos de la selección nacional es más que notoria. Gracias a su participación, España se convirtió en uno de los referentes a nivel internacional. Con el combinado español logró dos campeonatos de Europa y un mundial.

Una de las cosas que todo el mundo destaca de la personalidad de Paulo es su carácter competitivo. De él hizo gala hasta el día que se retiró. En su último partido como jugador profesional lo expulsaron por agredir a su compañero de selección y rival eterno en el Interviú, Limones. La impotencia de estar perdiendo la final de la Copa de aquel año le hizo olvidarse de que era su último partido. Posteriormente se arrepintió de dejar esa imagen en el día de su retirada.

Si bien su vida deportiva estuvo siempre ligada al fútbol sala, su sueño de jugar también al balompié en el césped se pudo hacer realidad a mediados de los 90. Jesús Gil dirigía los designios del Atlético de Madrid y se le metió por los ojos la zurda de oro de Elpozo. Al final todo que en nada porque el presidente del club murciano le disuadió de dar un paso tan arriesgado. De esta manera permaneció ligado al juego que lo encumbró como uno de los mejores jugadores del mundo.

En 2005 el eterno número 7 de Elpozo decidió colgar las botas. Paulo se encontraba aún mentalmente fuerte, pero sus piernas ya no respondían como siempre. Tras su retirada el equipo le propuso quedarse en Murcia con algún cargo. De esa forma comenzó a trabajar en el cuerpo técnico.

Hoy se le puede ver siguiendo los partidos de Elpozo con la intensidad de un jugador más, mordiéndose las uñas y animando a sus jugadores. Por cierto parece que su hijo lleva el gusanillo del fútbol en el cuerpo, de casta le viene al galgo. Quién sabe si dentro de unos años, otro Paulo Roberto continuará marcando goles para Elpozo y para la selección española. Eso parece aún lejano, pero de ilusiones también se vive.

2 comentarios so far »

  1. 1

    mefistofeles08 said,

    Corregido, gracias y disculpa el error.

  2. 2

    Pablo said,

    Redislogar Cotransa y Penzoil Marsanz


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: