Cine


Verónica Guerin, en busca de la verdad

Los 90 en Irlanda no fueron una época de felicidad. Al conflicto del Ulster se le unían los escándalos sexuales de obispos católicos. En este contexto emerge el tráfico de drogas como un problema de primer orden. Miles de jóvenes de origen humilde arruinaban sus vidas robando y prostituyéndose para conseguir un gramo que les hiciera escapar de la realidad. Los capos luchaban por hacerse con el control del narcotráfico en la ciudad de Dublín y la legislación irlandesa favorecía que amasaran enormes fortunas con leyes permisivas. Escasas personas eran las que se atrevían a movilizarse para plantar cara al problema. Verónica Guerin (Cate Blanchett), periodista del Sunday Independent se convertirá con sus artículos en una de las pioneras que se enfrente a los narcotraficantes.

Shattered Glass, el precio de la verdad

Stephen Glass (Hayden Christensen) es un joven redactor de la revista de política The New Republic -la única que puede presumir de ir a bordo del Air Force One-, además de articulista por cuenta propia para publicaciones como Rolling Stone. Sus artíuclos desenfadados lo convierten en uno de los periodistas jóvenes más solicitados. Pero su trayectoria se verá truncada, en 1998, a raíz de que se investigaran los datos de un texto suyo titulado Hack Heaven (el paraíso del hacker), donde se describe el trato entre una empresa y un hacker que había pirateado su sistema informático. El artículo resultó ser inventado. A partir de ese hallazgo se descubrirá que aquella no fue la primera vez que el periodista lo hacía, por lo que será despedido.

Aunque parezca difícil de creer esta película está basada en hechos reales. Stephen Glass sacó de su imaginación 27 de los 41 artículos que escribió para The New Republic.

Grita libertad, una oda a los valientes

En la Suráfrica del apartheid, Stephen Biko (Denzel Washington) proclama los derechos del pueblo negro. Las declaraciones a favor de la liberación de los negros surafricanos y contra el gobierno blanco provocarán que las autoridades le confinen y le prohíban manifestarse en público. En el polo opuesto, Donald Woods (Kevin Kline), un director de periódico blanco que rechaza el racismo de los afrikaans, se hace eco del mensaje de Biko, al que en un principio calificará como racista negro. A partir de esta publicación podrán conocerse, surgiendo entre ambos una profunda amistad basada en el respeto y el deseo de comprender al diferente. Los frecuentes encuentros con Biko calarán profundamente en Woods, que se convertirá en el trasmisor de su mensaje cuando éste sea silenciado por la policía.

Cuánto cuesta ir al médico

Este fin de semana llega el último trabajo de Michael Moore, Sicko. Tras mostrarnos la relación de sus paisanos con las armas y cómo son los tejemanejes del poder en los USA, ahora nos enseña su sistema sanitario.

Que la salud es algo muy importante es obvio, pero que pueda ser un lujo para muchos norteamericanos, es otra cosa. Eso es lo pone de relieve en esta cinta. Ya sabes desde un principio por donde van a ir los tiros, es sabido de más de que pie cojea el personaje, y por tanto, cuáles van a ser sus conclusiones, pero no deja por ello de ser interesante. 

Bancos, dinero y armas de corto alcance

En plena crisis financiera mundial que mejor que situar a los guardianes del vil metal como malos malísimos de una película. Eso es lo que hace Tom Tykwer, (Corre, Lola, corre, El perfume,…), en The International, (dinero en la sombra).

El papel de villanos siempre se le ha asignado, desde la gran industria, a los malvados del momento, siempre respetando lo políticamente correcto claro está. Otrora soviéticos, que malos eran los cabrones, más tarde árabes de turbante, barba y mala leche o rusos-no soviéticos-sino mafiosos y un largo etcétera. Ahora les toca el turno a enchaquetados ejecutivos de la industria financiera.

Un gol de la vida al fútbol

Rudo y Cursi es la ópera prima del director mejicano Carlos Cuarón, que después de una larga y exitosa trayectoria como guionista, (Y tu mamá también como más destacado trabajo), da el salto a la dirección con un cuento de fútbol, con una historia de la vida.

Beto y Tato, Rudo y Cursi respectivamente, (interpretados por Diego Luna y Gael García Bernal), son dos hermanos que viven y trabajan en el campo. El sueño que persiguen es construirle una casa a su madre.

Réquiem por el cine en la ser

20071229164317-esquela-burbujilEl pasado 2 de abril se pusieron fin a veinte años de “El cine de lo que yo te diga”  que emitía la cadena ser. Aunque últimamente ya no lo seguía más que ocasionalmente y a través de la web de dicha emisora de radio, he sido oyente de este programa durante muchos años. Primero por la tarde antes de Carrusel, luego en la repetición que pasaban después de El Larguero la madrugada del domingo, y más tarde, de cuando en cuando, en las madrugadas de insomnio o de recogida tardía de los domingos, (solían pasarlo más tarde, después del programa sobre fenómenos…dejémoslo en paranormales…).

« Artículos anteriores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: